6 Remedios naturales para el dolor de huesos y las articulaciones

dolor de huesos

Si usted es uno de los millones de adultos que confía en tomar analgésicos como Aspirina con frecuencia para ayudar a controlar los dolores articulares o óseos, ha venido al lugar correcto para aprender sobre  alternativas más seguras a tomar estos medicamentos . Ya sea que lo sienta en su espalda baja, hombro, rodillas o en otro lugar,  se ha demostrado que una serie de remedios naturales ayudan a aliviar los síntomas del dolor en las articulaciones, incluida la rigidez, la reducción del rango de movimiento y la dificultad para caminar.

Algunas investigaciones muestran que alrededor de un tercio de todos los adultos experimentan algún tipo de dolor en las articulaciones cada mes. ¿Qué áreas del cuerpo son más comunes las dolores en las articulaciones? Estos incluyen cualquier área involucrada en movimientos repetitivos o que se llevan la peor parte del peso del cuerpo, como la parte baja de la espalda, el cuello, las rodillas, las caderas, los hombros y los tobillos.

Dependiendo de la gravedad de sus síntomas, puede optar por dejar el dolor de las articulaciones en su mayoría sin tratamiento, o por el contrario recurrir a medicamentos diarios para hacer frente a los dolores y palpitaciones. Algunas personas experimentan dolor agudo con cada movimiento, lo que hace que algo tan simple como llevar alimentos sea una tarea desalentadora, mientras que otros solo experimentan síntomas de vez en cuando. Cualquiera sea la causa de su incómodo dolor en las articulaciones, definitivamente vale la pena probar varios tratamientos naturales. Estos pueden incluir una combinación de suplementos, cambios en la dieta, ejercicios y baños de sal para ayudar a aliviar naturalmente la hinchazón y la inflamación.

dolor de huesos

Áreas comunes de dolor en las articulaciones

Las articulaciones son los tejidos que conectan los huesos y ayudan a soportar los movimientos en todo el cuerpo. El dolor articular afecta a millones de personas todos los días y es un síntoma relacionado con docenas de trastornos diferentes. Si bien a veces puede parecer que el dolor en las articulaciones se origina en un músculo o en los huesos que lo rodean, lo más probable es que provenga de las articulaciones inflamadas y de los tejidos blandos circundantes. Dolores en los músculos o en los huesos a veces pueden ocurrir junto con dolor en las articulaciones, empeorando las cosas. Todos estos síntomas pueden ocurrir al mismo tiempo si una condición de salud subyacente, como osteoporosis o enfermedad autoinmune, está causando los síntomas dolorosos. Por ejemplo, cuando alguien tiene  osteoporosis– cuando los huesos se vuelven menos densos y tienen más probabilidades de fracturarse, la afección también puede contribuir a un dolor de espalda intenso, mala postura y una capacidad reducida para caminar o pararse correctamente.

Según la Arthritis Foundation, es más probable que se desarrolle dolor en las articulaciones en una o más de las siguientes áreas:

  • El cuello y la parte superior de la espalda / columna vertebral. Los dolores en el cuello suelen estar vinculados a una mala postura, como la «postura hacia adelante de la cabeza» , problemas relacionados con el sueño o el estrés.
  • La mandíbula
  • Las rodillas
  • Las caderas
  • La parte inferior de la espalda, que comúnmente se relaciona con el dolor de la articulación sacroilíaca (SIJ). Los estudios han encontrado que en alrededor del 77 por ciento de las personas que experimentan un dolor de espalda constante que no puede contribuir a otro trastorno, y en alrededor del 89 por ciento de las mujeres embarazadas con dolor de espalda, la causa principal de los síntomas es la inflamación del SIJ.  El SIJ como una unión mecánica «de transferencia de carga» ubicada entre la pelvis y la columna vertebral que puede soportar la carga del peso de la parte superior del cuerpo cuando alguien tiene una mala postura, o puede agravarse debido a parto o afecciones como artritis o una herida.
  • Parte posterior de las piernas
  • Los hombros (las articulaciones esféricas)
  • Las muñecas, manos y dedos, como con el síndrome del túnel carpiano )
  • Los tobillos, los pies, los talones y los dedos de los pies, especialmente en corredores que experimentan lesiones o aquellos que se ejercitan con mala forma

Causas de dolor en las articulaciones

Hay varias causas potenciales para el dolor en las articulaciones, que puede incluir:

  • Edad avanzada. A medida que su edad aumenta y el colágeno que forma el cartílago  en sus articulaciones comienza a deteriorarse, es más probable que ocurran dolores y dolores.
  • Artritis u osteoartritis. Las personas con artritis desarrollan dolor debido a procesos neurofisiológicos complejos que conducen a la generación de inflamación y sensaciones dolorosas.
  • Uso excesivo debido a realizar movimientos repetitivos. Por ejemplo, los corredores / triatletas a menudo sienten dolor en las articulaciones durante las carreras largas. Otros deportes y pasatiempos que ejercen presión sobre una articulación en particular una y otra vez también pueden empeorar los síntomas, como bailar, montar en bicicleta, yoga, gimnasia, fútbol, ​​fútbol americano, remo, etc. Usar zapatos equivocados o zapatillas desgastadas puede empeorar el dolor en las articulaciones. las piernas, a veces, que pueden viajar por el cuerpo hasta las caderas, la pelvis y la espalda
  • Postura pobre
  • Lesiones, impacto o trauma
  • Inactividad o un estilo de vida sedentario , como sentarse muchas horas por día
  • Un trastorno autoinmune que aumenta la inflamación, como el hipotiroidismo o la fibromialgia de Hashimoto
  • Debido a dolores musculares o una lesión que ejerce presión sobre una articulación
  • El dolor en las articulaciones también puede empeorar si otra afección comienza a debilitar los músculos o a causar dolor en los huesos, como bursitis , osteoporosis o una fractura.
  • En casos raros debido a una infección, o un virus o enfermedad que causa «dolor», como la gripe
  • La falta de sueño, que puede contribuir a la fatiga, el dolor y la rigidez

Tratamiento convencional del dolor en las articulaciones

El tratamiento del dolor en las articulaciones dependerá de la gravedad de los síntomas. En la mayoría de los casos, incluso cuando se usan medicamentos para disminuir los síntomas, su médico también recomendará cambios en el estilo de vida para evitar que el dolor regrese o empeore. Estos incluyen ejercitar o cambiar su rutina de ejercicios actual, estiramientos, fisioterapia, posiblemente perder peso y abordar cualquier problema de salud subyacente. Si sus síntomas son temporales (dolor agudo en las articulaciones), como debido a una lesión, entonces su médico probablemente le recomendará tomar un analgésico de venta libre para reducir la inflamación mientras se recupera. Estos pueden incluir los medicamentos: Aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin) o naproxeno sódico (Aleve).

Cuando el dolor es continuo y muy fuerte (dolor crónico en las articulaciones), entonces su médico puede recomendarle tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) recetados. Esto puede incluir el tipo llamado inhibidores de Cox-2 (celcoxib), o incluso un medicamento opioide en algunos casos graves. Raramente se pueden usar antidepresivos y antiepilépticos para bloquear las señales dolorosas en el cuerpo y detener los espasmos musculares que contribuyen al dolor. Los medicamentos para reducir el dolor pueden ayudar a mejorar la calidad de vida pero deben usarse con cuidado y generalmente como último recurso, ya que pueden causar efectos secundarios para algunos tales como: hemorragia gastrointestinal, indigestión, pérdida de densidad mineral ósea, interacciones con otros medicamentos y incluso adicción.

dolor en las articulaciones

6 remedios naturales para el dolor en las articulaciones

1. Epsom Salt Soak – baño relajante

Un remedio clásico para cualquier dolor muscular o en las articulaciones es tomar un baño relajante con sales de Epsom . Con alto contenido de magnesio y sulfatos, las sales de Epsom se absorben fácilmente a través de la piel para proporcionar un alivio rápido, ya que reducen la inflamación, reducen los espasmos musculares y relajan las áreas tensas.  Agregue dos tazas de sales para calentar el agua del baño y remoje durante al menos veinte minutos. Alternativamente, las sales de Epsom se pueden usar en una compresa para aplicar directamente sobre la piel. Simplemente diluya dos tazas en un galón de agua y luego sumerja la toalla por varios minutos para absorber la solución.

También puede probar agregar aceites esenciales a su baño de sal Epsom; el tipo que elijas dependerá de lo que está causando tu dolor. Por ejemplo, elija el aceite esencial de lavanda si el estrés empeora una condición existente que causa dolor, o aplique aceite de menta si el sitio doloroso se siente caliente e hinchado.

2.  Paños fríos y calientes

Para el alivio inmediato del dolor en las articulaciones, descanse el área dolorida y pruebe un enfoque frío y caliente para controlar el dolor. Aplique un paquete de gel terapéutico caliente al área afectada durante veinte minutos. Haga un seguimiento inmediato con un paquete de hielo frío durante otros veinte minutos. Si no puedes soportar la gravedad del hielo, déjalo descongelar mientras estás aplicando calor. Incluso un paquete moderadamente frío puede ayudar a aliviar un área rígida. Intentar aplicar hielo o calor todos los días es posible, con el objetivo de al menos 15 minutos. Mantenga el área elevada si la hinchazón es mala para reducir la retención de líquidos.

Otro enfoque útil es aplicar aceite esencial de menta  y / o aceite de eucalipto a las manchas inflamadas e inflamadas. Debido a sus efectos refrescantes de mentol, la menta y el eucalipto reducen el calor, la hinchazón y la incomodidad, ya que se absorbe directamente en la piel.  En estudios en animales, se ha encontrado que estos aceites no solo suprimen el dolor vinculado a las afecciones inflamatorias sino que también disminuyen la retención de líquidos (edema). Otros aceites esenciales para la artritis y el dolor en las articulaciones incluyen: aceite de incienso, mirra, naranja y cúrcuma.

3. Obtener suficiente movimiento y ejercicio

Los músculos rígidos debido a la inactividad pueden causar dolor en las articulaciones en el cuerpo o empeorar afecciones como la artritis. Por ejemplo, la tensión en los músculos de las piernas puede ser responsable del estrés adicional que se aplica en las rodillas y las caderas, ya que los músculos débiles contribuyen a la inestabilidad y aumentan el riesgo de lesiones o compensaciones. Hacer ejercicio regularmente puede ayudar a fortalecer y estirar las articulaciones y los músculos afectados, mejorar la circulación y, a menudo, reducir el dolor.

Además, cuanto más fuertes se vuelven tus músculos y articulaciones, mayores posibilidades tienes de mantenerte activo sin tener que lidiar con el dolor; esto es útil para prevenir el aumento de peso que puede agregar presión a las articulaciones doloridas. Algunos de los mejores ejercicios de bajo impacto para las personas que experimentan dolor en las articulaciones incluyen natación, ejercicios aeróbicos en el agua, ciclismo, uso de una elíptica y caminar o hacer yoga si es necesario. También me has escuchado mencionarlo antes: hacer ejercicios de entrenamiento en ráfaga es una de las mejores maneras de mantenerse activo en casi cualquier lugar, y con poco tiempo. No tiene que comprometerse con horas de cardio tradicional para estar activo, puede comenzar de manera pequeña y trabajar para aumentar la flexibilidad, la coordinación y la fuerza en áreas débiles. El uso de un aparato ortopédico o un vendaje alrededor de una articulación dolorosa puede ayudar al comenzar, así que solicite asesoramiento a su médico acerca de este enfoque si es necesario.

4. Si es apropiado, pérdida de peso

Llevar kilos de más pone tensión innecesaria en sus articulaciones y huesos. Si sufre de dolor en las articulaciones, así como un trastorno óseo, como la osteoporosis, el sobrepeso también puede acelerar la degeneración ósea. Incluso perder solo unas pocas libras puede aliviar el dolor y evitar futuros problemas. En la mayoría de los casos, cuando tener sobrepeso u obesidad está contribuyendo a un problema de salud, los expertos recomiendan tratar de perder alrededor del 5-10 por ciento de su peso corporal total para ver si los síntomas mejoran.

5. Modificaciones de dieta

La forma más fácil de prevenir el dolor a largo plazo es un cambio en la dieta. La inflamación crónica en el cuerpo causa debilidad y eventualmente llevará a la degeneración del tejido. Al implementar una dieta antiinflamatoria, es probable que el dolor articular y óseo causado por inflamación e hinchazón comience a disminuir. Los ácidos grasos omega-3 que se encuentran en alimentos como el pescado de agua fría, las semillas de chía y las nueces son excelentes para ayudar a reducir la inflamación en el cuerpo. Las frutas y verduras frescas están cargadas de antioxidantes que fluyen los efectos del envejecimiento. Trate de limitar (o incluso eliminar por completo) los alimentos procesados, las grasas trans y los azúcares agregados, ya que pueden causar inflamación severa en el cuerpo.

6. Colágeno y otros suplementos útiles

El colágeno es el tipo de proteína que se encuentra en nuestro cuerpo que ayuda a construir articulaciones y mantiene fuerte el tejido conectivo. El colágeno contiene 19 aminoácidos diferentes, los componentes básicos de las proteínas, que tienen funciones esenciales tanto para la salud mental como física, incluso para mantenernos libres de dolor. Debido a que actúa como una especie de «pegamento» natural en el cuerpo, manteniendo juntos la piel y las articulaciones, el colágeno tiene muchos beneficios como apoyar el crecimiento muscular saludable, disminuir los síntomas de la artritis, curar las paredes de las arterias y el tracto digestivo, aumentar la energía y ayudándonos a recuperarnos de los entrenamientos. Algunas de las principales fuentes dietéticas de colágeno incluyen alimentos que son muy ricos en proteínas , como membranas de carne de res, pollo, pescado y cáscara de huevo. El colágeno también se puede encontrar en forma de suplemento, como en los polvos de proteína de colágeno, u obtenerse naturalmente del caldo de hueso real.

  • Enzimas proteolíticas: una gran alternativa a la aspirina es tomar  enzimas proteolíticas . En ciertos estudios, los atletas o aquellos con dolor en las articulaciones han podido reducir el tiempo de recuperación a veces hasta en un 50 por ciento al tomar suplementos de enzimas proteolíticas, que ayudan a reducir la inflamación de forma natural y a mejorar la absorción de nutrientes / proteínas. La bromelina es un tipo de enzima proteolítica que se encuentra en el núcleo de las piñas y se convierte en un extracto que se ha demostrado que reduce la hinchazón y las causas del dolor. Las enzimas son útiles para digerir la proteína (aminoácidos) que se necesita para reparar el tejido dañado.
  • Hierbas antiinflamatorias: hierbas como la cúrcuma, el jengibre y la boswellia son excelentes para reducir la inflamación en todo el cuerpo. Puede tomarlos como suplementos para obtener una dosificación más concentrada, o utilizarlos en la cocina.
  • Ácidos grasos esenciales: las grasas  Omega-3  tienen beneficios en todo el cuerpo, ya que ayudan a combatir la inflamación. El salmón silvestre, las sardinas, la caballa y la carne de vaca alimentada con pasto son buenas fuentes de omega-3, así como semillas de lino, semillas de chía y nueces.
  • Electrolitos (como potasio y sodio): necesita electrolitos para reducir el dolor muscular, controlar la retención de líquidos y ayudar con la desintoxicación. También pueden ayudar a su cuerpo a combatir la inflamación ayudando a llevar agua y nutrientes a las células de su cuerpo. El potasio ayuda a eliminar los desechos y otras toxinas de las células de su cuerpo, por lo que los niveles bajos de potasio pueden causar dolor e inflamación en las articulaciones. El estadounidense promedio consume mucho menos potasio de lo que realmente necesita, debido a que come pequeñas frutas y verduras. Las verduras de hoja verde, las batatas, los plátanos, los aguacates y el agua de coco son alimentos que tienen un buen equilibrio de electrolitos para acelerar el proceso de curación.
  • Calcio y vitamina D: los huesos y los dientes necesitan calcio, pero el cuerpo no puede producirlo naturalmente. Por lo tanto, debemos absorberlo a través de los alimentos o buscar un suplemento. Las fuentes naturales de calcio son las verduras de hojas verdes oscuras, los productos lácteos y las almendras. Si elige tomar un suplemento, asegúrese de que también contenga vitamina D para ayudar a su cuerpo a absorber la mayor cantidad posible de calcio.
  • Vitamina D: el cuerpo no puede absorber suficiente calcio sin una cantidad adecuada de vitamina D. El pescado, los huevos y la luz solar son las mejores fuentes naturales. Cuando elija un suplemento, busque vitamina D3 ya que es la misma forma obtenida a través de la exposición al sol.
  • Glucosamina – Naturalmente se encuentra en el cartílago, la mejor manera de consumir glucosamina de forma natural es mediante la preparación de un caldo de huesos. Si usa un suplemento, el cuerpo absorbe más líquido que un polvo.
  • SAMe: ​​esta molécula ayuda a construir uniones fuertes entregando azufre al cartílago. Los estudios sugieren que tiene un efecto similar al de la aspirina o el ibuprofeno para aliviar el dolor. No hay una fuente de alimento natural para proporcionar SAMe, por lo que es necesario un suplemento. Busque productos etiquetados como «butanedisulfonate» ya que esta es la forma más estable.

Precauciones al tratar el dolor en las articulaciones

Debido a que hay muchas razones diferentes por las que podría experimentar dolor en las articulaciones, si sus síntomas duran más de varias semanas, son repentinos o no tienen explicación, visite a su médico para que le haga un diagnóstico. Descarte cualquier afección que pueda estar causando su dolor o empeorando una afección existente, como una afección autoinmune, artritis u otro problema. Su médico puede analizar posibles causas de sus síntomas (como su dieta, niveles de estrés, rutina de ejercicios, etc.) para ayudar a abordar el problema de la raíz. Mientras tanto, trate de descansar cualquier área que esté muy inflamada o lastimada recientemente. Si el dolor aparece y desaparece, trabaje en estirar suavemente y mantenerse activo para evitar que la rigidez empeore.

Pensamientos finales sobre el dolor en las articulaciones

  • El dolor en las articulaciones es un problema muy común entre los adultos, especialmente aquellos con factores de riesgo tales como: uso excesivo de ciertas articulaciones en el cuerpo, problemas de salud como artritis, sobrepeso u obesidad, llevar un estilo de vida sedentario, estar muy estresado o comer mal dieta.
  • El dolor articular ocurre con mayor frecuencia en áreas del cuerpo como las rodillas, los hombros, el cuello, la parte baja de la espalda, las caderas, los tobillos y las manos.
  • Las formas naturales para reducir los síntomas de dolor en las articulaciones incluyen: tratar una condición de salud subyacente, estirar y hacer ejercicio, descansar el área si es necesario, usar aceites esenciales, aplicar calor o calor, modificaciones de la dieta, suplementos y posiblemente perder peso si es necesario.
Por favor, ayúdanos a que esta información llegue a la mayor cantidad posible de personas. Sólo tienes que hacer click en estos botones que verás aquí abajo y compartirlo en alguna de tus redes sociales. Muchísimas gracias por tu ayuda.

ÚLTIMOS REMEDIOS

  • quitar dolor de cabeza
  • blanquear zapatillas blancas

Remedios caseros