Tratamiento de la tendinitis con productos naturales

Tratamiento de la tendinitis con productos naturales
La tendinitis (que a veces también se deletrea tendinitis) es una forma de inflamación dolorosa en los tendones, que son las partes del cuerpo en forma de cuerdas que conectan los músculos con los huesos. Generalmente causada por movimientos repetitivos (como hacer ejercicio o sentarse en la misma posición durante muchas horas), lesiones o inflamación acumulada con el tiempo, la tendinitis puede causar mucho dolor.

Las personas mayores de 40 años tienden a tener tendinitis más que las personas más jóvenes, pero en realidad cualquier persona puede desarrollar síntomas dependiendo de qué tan dañados estén los tendones frente a los elásticos. Es cierto que a medida que envejecemos, nuestros ligamentos, huesos y tendones se debilitan lentamente con el desgaste diario, por lo que es más probable que experimentemos cosas como dolor muscular o articular. La tendinitis se reduce a experimentar tendones inflamados que son más susceptibles al estrés, la tensión, el movimiento y las lágrimas. A pesar de lo que la mayoría de la gente asume, esto puede afectar a personas de todas las edades, tamaños y niveles de actividad física, no sólo a los atletas serios o a los ancianos.

La tendinitis se trata de diferentes maneras dependiendo de dónde se localiza en el cuerpo, cuánto tiempo ha estado presente y el nivel de actividad física de la persona. Si visita a un ortopedista o a un médico para que le ayude a tratar su tendinitis, él o ella podría recetarle un plan de tratamiento que incluya descansar lo suficiente, tomarse tiempo libre para hacer ejercicio, usar compresas de hielo/calor, asistir a fisioterapia o tomar medicamentos analgésicos y antiinflamatorios.

La mayoría de las veces no se necesitan medidas drásticas como la cirugía o las inyecciones continuas, pero en el caso de que se rompa un tendón, se pueden utilizar para controlar la situación rápidamente.

Tendinitis Signos y síntomas

Los síntomas de la tendinitis pueden variar en términos de cuánto tiempo duran, algunos sanan en un par de semanas y otros duran más de unos pocos meses. En realidad, todo depende de la gravedad de la lesión, de cuánto tiempo ha estado sucediendo y de cuánta inflamación se ha desarrollado. Entre más pronto trate el problema, descanse y busque tratamiento, más rápido podrá ver que los síntomas desaparecen.

Algunas de las áreas comunes del cuerpo donde la tendinitis puede desarrollarse incluyen las rodillas, los hombros, los talones, los codos, las muñecas, las caderas y las manos. Por ejemplo, los diferentes tipos de tendinitis reciben diferentes nombres dependiendo de cómo y dónde se forman:

  • “Codo de tenista”
  • “Codo de golfista”
  • “Hombro del lanzador”
  • “Hombro de nadador”
  • “Rodilla de saltador”

Algunos signos comunes que indican que usted podría tener tendinitis incluyen:

  • dolores y molestias alrededor de un ligamento, articulación o músculo específico
  • hinchazón y sensibilidad
  • aumento del dolor al moverse o hacer ejercicio
  • rigidez
  • problemas para dormir debido al dolor

Causas comunes de la tendinitis

Debido a que el movimiento repetitivo es una de las causas más comunes de tendinitis, actividades diarias como escribir a máquina, limpiar, correr o practicar deportes puede desencadenar su desarrollo. De hecho, a pesar de que un

una lesión puede desencadenar el desarrollo de la tendinitis, por lo general es el trabajo o los pasatiempos de alguien que principalmente causan el problema. Este es especialmente cuando alguien comienza estas actividades abruptamente (como un plan de entrenamiento, por ejemplo) y hace demasiadas cosas demasiado pronto.

Algunas de las muchas actividades que pueden causar la formación de tendinitis incluyen:

  • Sentado en un escritorio con postura incorrecta
  • Correr / (que afectan a los talones)
  • No estirar después del ejercicio
  • Ejercicios HIIT y otras formas de sprints (especialmente cuando no has calentado o descansado lo suficiente)
  • Bailando
  • Baloncesto (una de las causas de la “rodilla de saltador”)
  • Ciclismo o uso de la máquina elíptica
  • Jardinería
  • Golf
  • Tenis
  • Trabajar con las manos durante muchas horas al día (incluyendo carpintería, limpieza, paleo, etc.)
  • Esquí
  • Béisbol (lanzar y lanzar afecta el hombro)

No se haga una idea equivocada todavía – el riesgo de desarrollar la tendinitis no es una excusa para evitar el ejercicio y estar activo! Estos las actividades no son las únicas cosas que pueden desencadenar sus tendones a se inflaman. Las afecciones médicas existentes como la artritis reumatoide, gota, trastornos de la tiroides, infecciones y reacciones a ciertos medicamentos también pueden poner más estrés en los tendones.

Mala postura y ciertos desarrollos óseos o articulares anormales, como que tienen piernas o brazos que no son iguales en longitud, puede también fijar la etapa para la tendinitis. Y en algunos casos las personas mayores pueden formar tendinitis después de prepararse durante una caída, que desencadena la inflamación en las articulaciones o tendones. Porque los tendones son acordes de tejido “fibroso”, realmente cualquier tipo de movimiento estresante o infección interna o la causa de la  hinchazón puede forzarlos hasta el punto de lesión.

Aunque hay cientos de tendones por todo nuestro cuerpo, sólo una serie de específicas parecen causar la gran mayoría de los casos de tendinitis. Esto se debe a que estos tendones son los más utilizados en la vida diaria y también puede recibir menos flujo de sangre. Mala irrigación sanguínea y la dificultad de obtener nutrientes para los tendones puede contribuir al tejido daño e inflamación, por lo que es importante hacer lo que pueda para mejorar la circulación, la ingesta de nutrientes, los niveles de presión arterial y la inflamación de todo el cuerpo.

Tratamientos naturales para la tendinitis

1. Tomar tiempo libre de Ejercicio y descanso

Un poco de cuidado personal extra puede ser útil cuando se está curando de tendinitis. Si usted es un atleta o alguien que hace ejercicio regularmente, usted podría estar decepcionado al escuchar que mucha gente necesita tomarse tiempo libre del gimnasio, los deportes de grupo y otros entrenamientos con el fin de dejar que su los tendones sanan completamente. Pero piensa en cómo te tratarías a ti mismo si sufrió una lesión como un esguince de tobillo ; ¿no le parece necesario tomarse un tiempo extra de descanso?

Es especialmente importante tratar de determinar qué tipo de actividad podría haber contribuido al desarrollo de su tendinitis (por ejemplo, correr o jugar tenis) para que sepa que lo mejor es dejar de hacer esa actividad por lo menos temporalmente.

¿Cuánto tiempo necesita descansar y dejar de hacer ejercicio? Todo esto depende de cuál tendón esté afectado y qué tan gravemente esté inflamado. Usted realmente no quiere descansar por mucho tiempo, ya que esto puede dejar sus tendones rígidos (sin mencionar que causa que usted pierda todos los otros beneficios del ejercicio como el control de peso y la reducción de estrés).

Trate de darse suficiente tiempo para sanar para que note que el dolor y la hinchazón han disminuido. Hable con su médico acerca de lo que este período de tiempo podría significar para usted personalmente. Luego trate de reiniciar gradualmente el ejercicio cuando el dolor se lo permita, recordando mantener las cosas en una baja intensidad por un tiempo, estire y tome descansos regularmente.

Si usted continúa manteniéndose activo de alguna manera de baja intensidad, asegúrese de evitar cualquier actividad que cause que su dolor empeore. Si usted continúa haciendo ejercicio de una manera que esfuerza sus tendones, sólo está causando más daño y, en última instancia, prolongando el período que va a tomar para resolver el problema.

2. Comience nuevos ejercicios lentamente y tome suficientes días de descanso

Uno de los desencadenantes comunes de la tendinitis es comenzar una rutina de ejercicios demasiado rápido o no descansar lo suficiente entre entrenamientos. Trabajar demasiado el cuerpo y bajar el sistema inmunológico puede causar que los niveles de inflamación suban, lo que prepara el terreno para que se desarrollen lesiones en los tendones, músculos o articulaciones. Esto no sólo causa dolor continuo, sino que puede detenerlo justo en su camino, forzándolo a abandonar la mayoría de las formas de actividad durante un período.

Sus tendones necesitan tiempo para ponerse al día con cualquier nueva forma de movimiento y actividad, así que comience lentamente con cualquier cosa que no esté acostumbrado a hacer normalmente (como yoga, carreras o ciclismo, por ejemplo). Incluso si usted es un atleta experimentado o ha estado haciendo ejercicio regular durante años, asegúrese de tomar días de recuperación/descanso.

El descanso entre entrenamientos es crucial para permitir que pase suficiente tiempo para que su tejido desgastado se repare solo. De hecho, entre entrenamientos es cuando realmente crecemos más fuertes, ¡no mientras los hacemos!

3. Seguir una dieta antiinflamatoria

Como casi todas las lesiones e incluso las enfermedades crónicas, la inflamación sólo empeora las cosas. Los alimentos que usted pone en su cuerpo pueden tener un impacto drástico en sus niveles generales de inflamación, algunos le ayudan a sanar más rápidamente y a prevenir lesiones, mientras que otros desencadenan la hinchazón y retrasan la recuperación.

Algunos de los alimentos antiinflamatorios más sanadores que usted quiere comer regularmente incluyen:

  •  Todos los tipos de verduras, especialmente las de hoja verde – Las verduras están cargadas de antioxidantes que combaten el estrés oxidativo, una de las principales causas de inflamación. Trate de hacer la mitad de su plato de verduras crudas o cocidas con cada comida, con el objetivo de incluir regularmente tipos como col rizada, brócoli, espinacas y otras verduras. Las verduras de hoja y crucíferas son especialmente alimentos altamente antioxidantes cargados con vitamina C, vitamina K y minerales que aceleran el proceso de curación.
  • Proteínas “limpias” de alta calidad – La proteína es importante para ayudar a reparar el tejido descompuesto en todo el cuerpo, por lo que la deficiencia de proteínas puede causar debilidad, retraso en la recuperación, fatiga y dolores corporales. Una buena regla empírica es tratar de obtener al menos cuatro o cinco onzas de proteína de calidad por comida. Algunas de las mejores opciones, que incluyen los aminoácidos más fáciles de utilizar, son proteínas orgánicas y magras como el pescado capturado en el medio silvestre, una gran fuente de ácidos grasos omega-3 antiinflamatorios, leche cruda, huevos sin jaula o carne de res alimentada con pasto. Otro beneficio de estos alimentos es que la mayoría de los paquetes de zinc (que se encuentran en altos niveles en la carne de res, semillas de calabaza y espinacas); los beneficios del zinc  incluyen el desarrollo y reparación de tejidos.
  • Bayas – Las bayas están llenas de vitamina C que ayuda a reconstruir el colágeno, un componente esencial de los tejidos. Otros  alimentos con vitamina C incluyen frutas cítricas, calabaza, verduras verdes y pimientos morrones. Las bayas son también una gran fuente de antioxidantes que combaten el daño de los radicales libres, una de las causas del aumento de lesiones en la edad avanzada.  La piña es otra gran opción de fruta porque suministra  bromelina, un compuesto excelente para tratar la hinchazón y las lesiones.
  • Alimentos ricos en potasio y magnesio – Alimentos ricos en potasio como agua de coco, aguacates, verduras y plátanos pueden acelerar la curación. El magnesio que se encuentra en estos mismos alimentos también es importante para  la recuperación muscular, la circulación saludable y ayudarle a descansar bien.
  • Caldo óseo –  El caldo óseo contiene naturalmente colágeno, que es beneficioso para la curación de los tendones, ya que en realidad es lo que ayuda a desarrollar y formar tejido dentro del cuerpo. No sólo es útil para casos de tendinitis, sino que también puede ayudar en la recuperación  de esguinces, esguinces y lesiones de ligamentos.

Por otro lado, estos alimentos pueden aumentar la inflamación y empeorar la tendinitis:

  •  Alcohol y cafeína – El alcohol puede prolongar la inflamación y promover la pérdida ósea, al igual que la cafeína que contiene ciertos compuestos que se unen al calcio. Necesitamos calcio para ayudar a sanar el tejido que ha sido dañado, para que esto pueda impedir que su cuerpo se repare adecuadamente – así que evite  la sobredosis de cafeína y limite el consumo de alcohol.
  • Demasiado sodio y sal – El sodio (que se encuentra en casi todos los alimentos empaquetados) contrarresta el potasio, y demasiado contribuye a la pérdida de nutrientes importantes de su cuerpo que son necesarios para facilitar el proceso de curación, así que evite los alimentos altos en sodio tanto como sea posible.
  • Azúcar y granos refinados – Altos niveles de azúcar añadida pueden disminuir la función inmunológica, retrasar la cicatrización de heridas y aumentar la inflamación, por no hablar de contribuir al aumento de peso no deseado, lo que puede empeorar los síntomas de la tendinitis. Esto significa que usted quiere dejar esa  adicción al azúcar para curar su tendinitis.
  • Aceites hidrogenados y fritos – Al igual que con el azúcar, los aceites refinados se encuentran en los alimentos procesados y se sabe que causan inflamación ya que son una fuente de ácidos grasos omega-6 “pro-inflamatorios”.

4. Intente usar Ice Packs

Las áreas con dolor de hielo pueden ayudar a aliviar la hinchazón y es un método de tratamiento fácil que puede probar en casa. Esto es especialmente importante en el primer o segundo día después de una lesión o cuando usted nota que se está desarrollando una hinchazón. Use compresas de hielo para disminuir los síntomas de la tendinitis colocando una en una barrera primero (no directamente sobre la piel), como un trozo de ropa, una toalla de papel o un paño de cocina, y luego sosteniéndola hasta el área que le duele.

A mucha gente le gusta simplemente usar una bolsa de cubitos de hielo o vegetales congelados envueltos en una toalla, apretados contra el cuerpo durante 15-20 minutos a la vez. Puede practicar la aplicación de hielo hasta varias veces al día o hasta que note una disminución del dolor.

5. Considere usar una férula o dispositivo ortopédico

Agregar un poco de soporte adicional alrededor de los tendones, por ejemplo, usando un vendaje, una férula o un dispositivo ortopédico, puede ayudar a asegurarse de que la parte del cuerpo afectada no se mueva demasiado. Aislar el tendón que está inflamado ayuda a reducir la hinchazón y favorece la cicatrización de los tejidos dañados.

6. Hable con un médico sobre los tratamientos alternativos

Cuando es necesario, algunas de las formas en que la ortopedia trata la tendinitis incluyen:

  • Analgésicos recetados o de venta libre – Por lo general, para el dolor leve, el ibuprofeno que se toma de vez en cuando puede ayudar, pero a veces los casos más graves requieren geles recetados que se aplican directamente en el área o medicamentos analgésicos más fuertes que se toman temporalmente.
  • Fisioterapia – Algunas personas optan por la fisioterapia para las lesiones de los tendones, que implica ver a un especialista que trabaja con usted para prescribirle movimientos especiales aislados. El objetivo de la fisioterapia es comenzar lentamente a estirar el tendón lesionado de manera controlada, mientras se incrementa la flexibilidad y la fuerza en los músculos de soporte alrededor del tendón.
  • Tratamientos quiroprácticos – Ya sea un quiropráctico entrenado o un fisioterapeuta puede evaluar su postura y darle consejos para realizar ciertas actividades de una manera más segura. Su quiropráctico podría ser su antioxidante más reciente porque los beneficios investigados de los ajustes quiroprácticos son abundantes. Por ejemplo, si usted hace regularmente trabajo que involucra estar de pie y moverse, o está experimentando dolor al hacer ejercicio, ambos profesionales pueden mostrarle técnicas útiles relacionadas con el estiramiento, la flexibilidad y la postura adecuada para disminuir la probabilidad de sufrir lesiones.
  • Inyecciones de corticosteroides – A veces un médico puede recomendar que un paciente reciba inyecciones de esteroides para ayudar a reducir rápidamente el dolor y la hinchazón. Generalmente, este no es un buen método para prevenir o tratar la tendinitis a largo plazo, pero puede ser una solución rápida cuando la lesión es lo suficientemente grave. Las inyecciones vienen con algunos efectos secundarios algunas veces, como cambios en el color de la piel, debilitando el tendón y causando un aumento de la inflamación. La mayoría de las personas necesitan esperar seis semanas o más entre inyecciones, así que en este período de tiempo es importante centrarse en resolver el problema abordando otros factores como el descanso y su dieta.
  • Terapia con ondas de choque extracorpóreas (ESWT, por sus siglas en inglés) y cirugía – Como último recurso, su médico podría recomendarle que pruebe la ESWT o considere la posibilidad de una cirugía, especialmente si ha intentado otros remedios y todavía está experimentando síntomas persistentes. La ESWT es un tratamiento de bajo dolor que envía ondas de choque al tendón a través de la piel para ayudar a romper los depósitos que se han acumulado. Al igual que las inyecciones, esto viene con efectos secundarios y no debería ser su primera opción de tratamiento.
  • La cirugía es otra opción, pero conlleva complicaciones como efectos secundarios de la anestesia y los medicamentos, infecciones, cicatrices y ruptura del tendón. La artroscopia es un tipo de cirugía popular realizada en personas con “codo de tenista”, un tipo común de tendinitis, que se dice que resulta en menos tiempo de recuperación ya que no es tan invasiva como otras formas de cirugía.

Suplementos útiles para la tendinitis

Para mejorar su sistema inmunológico, reducir la inflamación y nutrir el tejido dañado, puede probar estos suplementos que combaten el dolor y la hinchazón:

  • Aceites de pescado omega-3 – Estas grasas antiinflamatorias son necesarias para la cicatrización de heridas, controlar la hinchazón y las respuestas inmunológicas adecuadas. Trate de pescar cuatro gramos diarios entre comer pescado o mariscos capturados en la naturaleza y tomar suplementos.
  • Colágeno/proteína de colágeno – Tanto los tendones como los ligamentos están hechos en gran parte de colágeno, así que tomar esto en forma de suplemento ayuda a restaurar su suministro y fortalecer las áreas debilitadas.
  • Bromelina – Esta enzima se encuentra naturalmente en la piña y tiene efectos antiinflamatorios. Trate de tomar 500 miligramos tres veces al día para ayudar con la reparación del tejido.
  •  MSM – Este es un nutriente poderoso para la curación ya que es un antiinflamatorio y una fuente de azufre que es necesaria para que los tendones funcionen adecuadamente. También funciona bien para tratar dolores musculares como el dolor de hombro o de espalda en curso. Recomiendo 1.000 miligramos tres veces al día.
  • Aceites esenciales – Para ayudar a reducir el dolor y acelerar el flujo sanguíneo, pruebe aceites esenciales naturales como el ciprés, el incienso o el aceite de menta Utilícelos mezclando dos gotas de cada aceite con 1/2 cucharadita de aceite de coco. Luego aplique la mezcla directamente en el área dolorida de tres a cinco veces al día con una compresa tibia para ayudarlos a hundirse en la piel. Remojarse en un baño caliente infundido con aceites esenciales es otra buena opción.

Remedios caseros