Las Pesadillas y Terrores nocturnos

pesadillas y terrores nocturnos

Las pesadillas y terrores nocturnos

Un tercio de la vida trascurre durmiendo, pero no siempre se puede decir que este tiempo esté bien empleado. A veces, la imaginación lleva por el mal camino en el reino de los sueños. Las pesadillas son unos de los trastornos del sueño más comunes. El 75% de las personas recuerdan al menos una pesadilla de su infancia.

Las pesadillas son experiencias aterradoras que pueden reflejar una importancia tensión psicológica o no significar nada en especial. Suelen presentarse hacia el final del sueño, una o dos horas antes de despertarse.

Los terrores nocturnos se diferencian de las pesadillas en que técnicamente no son sueños malos, sino imágenes aterradoras que suelen aparecer unas horas después de conciliar el sueño. Son más frecuentes en niños menores de 12 años y se asocian al estrés, la falta de sueño o la ingestión de ciertos medicamentos.

El niño despierta aterrorizado, sin saber qué le sucede. Por la mañana, la frustración aumenta, pues el niño recordará haberse despertado asustado, pero habrá olvidado por completo la causa. Es probable que diga «iba a atraparme un hombre malo», pero la descripción es siempre vaga.

Aunque las pesadillas y los terrores nocturnos pueden ser una fuente de angustia para un niño o adulto, constituyen una faceta normal de la infancia e y de la madurez. Mientras estas experiencias no interfieran en las actividades diurnas del niño, no deben de preocuparnos. Sin embargo, cuando los niños se sienten angustiados, es natural que los padres deseen ayudarlos.

pesadillas y terrores nocturnos

Remedos caseros para las pesadillas y los terrores nocturnos

Que causa las pesadillas?

Las pesadillas se definen como sueños angustiantes que generalmente te despiertan, pero lo importante es determinar cuál es la causa de tu pesadilla. Muchas veces la persona que experimenta la pesadilla sentirá ansiedad, miedo, depresión, tristeza o enojo. Estos sentimientos están comúnmente asociados con las pesadillas. Uno de los temas más comunes de las pesadillas tiende a ser perseguido por un hombre desconocido, aunque las pesadillas vienen en una variedad de temas.

Las pesadillas en realidad tienden a ser parte del desarrollo de los adolescentes, ya que la mayoría de los niños tendrán pesadillas entre las edades de tres a ocho. Los adultos experimentan pesadillas en una frecuencia menor con aproximadamente el 5-10% de los adultos que tienen una pesadilla al mes. Una pesadilla ocasional no es motivo de preocupación a ninguna edad.

pesadillas, terrores nocturnos

Hay varias causas diferentes de pesadillas. Las enfermedades físicas, como la fiebre, causan pesadillas al igual que la abstinencia rápida de drogas o al tomar ciertos medicamentos o drogas. La mayoría de las pesadillas experimentadas por los niños pequeños tienden a surgir cuando el niño está luchando con los miedos normales u otros problemas de la infancia. Las personas que han sufrido un evento traumático tienden a experimentar pesadillas. Las pesadillas pueden ocurrir después de perder a un ser querido, cirugía, accidente grave o participar en combate. Muchas veces el tema de la pesadilla se relacionará con el evento traumático.

Las pesadillas también pueden ser causadas por el estrés durante el día, como dificultades en el trabajo, problemas financieros, mudanza o un embarazo. También hay pesadillas que afectan a las personas que de ninguna manera están relacionadas con sus actividades diurnas. Muchas veces estas personas son altamente emocionales, creativas y sensibles.

El tratamiento de la pesadilla dependerá de la causa de la pesadilla. Si las drogas causan pesadillas, debe hablar con su médico. La terapia es una opción si usted o un miembro de su familia padecen pesadillas recurrentes. Es importante comprender cuál es su miedo y cómo lidiar con él para sentirse seguro.

Pesadillas y terrores nocturnos

Las pesadillas que requieren consulta.

Si las pesadillas son tan frecuentes y aterradoras que interfieren en la vida diurna, conviene acudir a un centro de trastornos del sueño. Los expertos de estos centros pueden determinar si las pesadillas obedecen a problemas psicológicos, como la ansiedad o el exceso de estrés, físicos, como la epilepsia o la apnea del sueño.

Una vez establecido el diagnostico, el paciente se dirigirá al especialista apropiado.

Remedios Caseros para las Pesadillas

AYUDAR AL NIÑO A REPRESENTAR SUS SENTIMIENTOS.

Si el niño es incapaz de expresar sus sentimientos con palabras, puede emplearse un juego creativo para ayudarlo a comunicar lo que le molesta. Los dibujos o las dramatizaciones, usados para representar situaciones diversas o a los miembros de la familia, pueden revelar muchas cosas sobre el estado emocional del niño.

CONTROLAR LAS ALERGIAS.

Las alergias alteran la calidad del sueño y, en consecuencia, pueden provocar terrores nocturnos. Es posible que un niño tenga alergia si ronca, se levanta dormido o moja la cama.

NO INTERROGAR AL NIÑO.

Cuando un niño se despierta asustado, necesita que los padres lo tranquilicen y consuelen. No es conveniente someter al niño a un interrogatorio sobre el contenido del sueño ni intentar explicarle lo que podría significar. Es mejor dejar esta conversación para el dia siguiente y no alargarse demasiado hablando de ello.

LAS PESADILLAS Y LOS TERRORES NOCTURNOS

pesadillas y los terrores nocturnosCREAR UN AMBIENTE SEGURO.

una de las mejores maneras de ayudar al niño a superar el miedo a las pesadillas es demostrarle que su habitación es un lugar seguro, revisándola detenidamente, mirando en el interior del armario y debajo de la cama. Luego, con la luz apagada, se le puede hablar de las sombras y de lo que las provoca. De este modo, el niño se sentirá más seguro.

UTILIZAR UNA CAMPANILLA.

Otro truco para ayudar a un niño asustado consiste en comprarle una campanilla y sugerirle que la haga sonar para espantar a los monstruos. De este modo, el niño tendrá un medio palpable para controlar la ansiedad.

Naturalmente, el sonido de la campanilla también informará a los padres de la frecuencia con que el niño se despierta a causa de los monstruos u otras imágenes aterradoras.

DORMIR LO SUFICIENTE.

También conviene que el niño duerma más; el cansancio excesivo es una de las causas de los terrores nocturnos, de modo que acostar al niño más temprano es una buena forma de prevenirlos.

Los terrores nocturnos peligrosos

Generalmente, los terrores nocturnos no representan ningún peligro para el niño, ni indican la existencia de una enfermedad, pero en raras ocasiones ocurre lo contrario:

  • El niño babea, hace movimientos extraños o está rígido por completo.
  • Tiene episodios de terror nocturno más de dos veces por semana.
  • Los episodios duran más de media hora.
  • El niño hace movimientos peligrosos durante el episodio.
  • Los terrores se presentan durante la segunda mitad de la noche.
  • El niño siente terror durante el día.
Por favor, ayúdanos a que esta información llegue a la mayor cantidad posible de personas. Sólo tienes que hacer click en estos botones que verás aquí abajo y compartirlo en alguna de tus redes sociales. Muchísimas gracias por tu ayuda.

ÚLTIMOS REMEDIOS

  • quitar dolor de cabeza
  • blanquear zapatillas blancas

Remedios caseros