Remedios caseros para los vómitos

Remedios caseros para los vómitos

El vómito es la conclusión lógica de las náuseas. Lo único bueno que puede decirse sobre él es que a menudo uno se siente mucho mejor después de que se ha producido. De echo, vomitar es lo mejor que puede hacer el cuerpo para librarse de lo que causa un sufrimiento. Si un ligero mareo se convierte en una náusea irrefrenable, conviene relajarse y esperar. Los siguientes consejos pueden ayudarte.


Remedios caseros para los vómitos

Remedios caseros para los vómitos

Remedios caseros para lo vómitos.

Olvida los antiácidos.

Es demasiado tarde para tomarlos y no sirven para impedir el vómito, a no ser que se deba a un exceso de acidez: por ejemplo, en caso de úlcera de estómago o indigestión por alguna comida abundante o muy condimentada.

Beber.

Si los vómitos son abundantes, el principal objetivo es evitar la deshidratación, ya que durante el vómito se pierden muchos líquidos. Se recomienda beber agua, té suave y zumos. Otros líquidos como la leche o una sopa fuerte, son demasiados pesados para el estómago. También puede prepararse un líquido casero de rehidratación  que se toma a pequeños sorbos.

  • 1 Litro de agua.
  • Una pizca de sal.
  • 4 cucharadas de azúcar
  • El zumo de una naranja o un limón.

Reponer los nutrientes.

Con el vómito, también se expulsan sales minerales, por lo que se recomienda tomar bebidas para deportistas, sopas claras y zumos de manzana o de arándano, para reemplazar los nutrientes perdidos. Otra alternativa es beber un vaso de agua con un pellizco de sal y una cucharadita de azúcar según necesidad y poco a poco, no más de 30-60 ml en cada trago. Para saber la cantidad de líquidos que hay que beber, conviene observar el color de orina; si es oscura, el cuerpo necesita más liquido. Las bebidas a temperatura ambiente son las más indicadas. Tampoco son adecuados los refrescos con gas.

Empezar la alimentación con hidratos de carbono.

tarde o temprano, los vómitos cesaran. Los expertos aconsejan empezar entonces con alimentos gelatinosos o comidas suaves, como las tostadas sin mantequilla o las galletas. Cuando los síntomas vayan desapareciendo, se añaden proteínas ligeras, como la pechuga de pollo. También son muy adecuados el caldo de gallina y el arroz. Las grasas deben dejarse en último lugar, porque son más difíciles de dirigir.

REMEDIOS CASEROS PARA LOS VÓMITOS Y DIARREAS


La apendicitis. Una de las causas de los vómitos es la apendicitis. El apéndice es un pequeño trozo de intestino que no tiene salida y cuya inflamación puede terminar con la vida del paciente si no se trata de forma adecuada. Los síntomas pueden variar de una persona a otra, pero lo más frecuente es que se inicie con dolor de estómago, nauseas, vómitos y un poco de fiebre (no se trata de una fiebre alta). Posteriormente, el dolor se va desplazando hacia la parte baja del abdomen y se localiza en el cuadrante inferior derecho.
Existe también una falta de defecaciones. Cuando el medico examina el abdomen, observa que la parte inferior derecha duele al presionarla pero todavía duele más cuando deja bruscamente de hacer presión. La apendicitis requiere una intervención quirúrgica de urgencia, porque el apéndice puede perforarse y producir una peritonitis muy grave. Si no existen complicaciones, la intervención es muy sencilla y de corta duración.

Los consejos del médico

Remedios caseros para los vómitos. A menudo es difícil saber por qué vomita una persona. Puede ser a causa de una infección viral o de una intoxicación alimentaria, o simplemente puede ser consecuencia de comer demasiado. Pero, en algunos casos, las nauseas y los vómitos son signos de problemas más graves, como una hemorragia interna, una obstrucción o una apendicitis. Vomitar sangre o un material parecido al café molido, es un signo de hemorragia interna. Ante la sospecha de un trastorno grave, no hay que comer ni beber nada, ni tampoco tomar medicamentos para calmar los síntomas, porque el médico necesita estudiar la enfermedad tal como se manifiesta.

Remedios caseros