Remedios caseros para la tos

TOS

Ya sea causada por un cosquilleo en la garganta, por la afición a los cigarrillos o por un problema de alergia, la tos es un trastorno muy molesto. Cuando se desconoce la causa del ataque de tos, es difícil saber cómo librarse de ella. Para tener una idea de la causa de la tos, hay que observar en qué momento del día aparece.

Si es matinal, puede ser debida a un trastorno asmático. Si aparece por la noche cuando se está acostado, es probable que se a fruto de una secreción naso faríngea. Las infecciones de los senos para-nasales también producen una tos que empeora por la noche, en especial en los niños.

Pero, a menudo, la tos tiene una causa muy simple. Un cosquilleo en la garganta puede producir tos, así como la exposición a temperaturas frías. Conviene consultar al médico si se prolonga más de unos días, si se convierte en una tos seca y espasmódica o si da lugar a dificultades para respirar.

Pero, si se trata de una tos esporádica, he aquí algunos remedios sencillos para la tos que pueden resultar útiles.

REMEDIOS CASEROS PARA LA TOS

Emplear pastillas para la tos.

Las pastillas para la tos ayudan a diluir la flema y a suavizar las mucosas irritadas de la garganta. Sólo proporcionan alivio, no curan la enfermedad responsable del problema.

Las mejores pastillas para la tos contienen eucalipto, que, además, reduce la inflamación nasal y descongestiona la nariz.

Cuidar las fosas nasales.

A menudo, la tos es una respuesta a una irritación nasal. Para obtener alivio, conviene emplear los métodos eficaces en el tratamiento de la congestión:

  • Tomar duchas calientes
  • Inhalar el vapor de un recipiente con agua hirviendo
  • Utilizar pulverizadores y vaporizadores nasales salinos

No abusar del jarabe para la tos.

Es aconsejable no recurrir a los medicamentos que inhiben el reflejo de la tos. Algunos jarabes para la tos diluyen las secreciones que la provocan, pero no todos son beneficiosos. En el proceso de dilución, los jarabes también parecen aumentar la cantidad de mucosidad.

Beber agua.

Mantener el cuerpo en un bien estado de hidratación es esencial para diluir la mucosidad y favorecer el buen funcionamiento del aparato respiratorio. Por la tanto, conviene beber mucha agua.

remedios caseros para la tos

La correcta hidratación del organismo es esencial para diluir las mucosidades y aliviar la tos.

Suprimir los productos lácteos.

Si la tos no desaparece pero no existen signos de inflamación o resfriado, conviene evitar los productos lácteos. Con frecuencia, una alergia a la leche puede manifestarse en forma de tos.

Expulsar la flema.

La denominada tos productiva (aquella en la que hay expectoración) constituye un esfuerzo del cuerpo para liberarse de la mucosidad; por lo tanto, esta mucosidad no debe tragarse, sino escupirse en un pañuelo de papel. Hay que toser y expectorar tantas veces como sea necesario para limpiar el tacto respiratorio lo mejor posible.

LOS CONSEJOS DEL MEDICO PARA LA TOS.

La tos puede esconder una enfermedad importante.

Conviene consultar al médico siempre que la tos se acompañe de fiebre y también en las siguientes ocasiones puntuales.

  • Si la tos no desaparece al cabo de una semana.
  • Si  observa sangre al expulsar la flema.
  • Si aparece una tos seca en el curso de otra enfermedad.
  • Si se acompaña de dificultades para respirar.
  • Si la flema es muy espesa y no sale con facilidad al toser.
  • Si la mucosidad es de color amarillo intenso o verde.
  • Si se acompaña de fiebre alta y escalofríos.

Aunque generalmente la tos indica una enfermedad leve, a veces se debe a un trastorno grave, como bronquitis, infección bacteriana, neumonia, asma, tuberculosis o cáncer.

LA TOS DE FUMADOR.

Una de las causas mas frecuentes de la tos duradera es el tabaco. Es especialmente habitual por la mañana, porque las secreciones bronquiales se acumulan durante la noche y después la tos se encarga de hacer limpieza. Los componentes del humo del tabaco producen una inflamación de los bronquios que aumenta la producción de mucosidad, pero también disminuyen la capacidad de unos pequeños pelitos que tienen y que sirven para impulsar la flema hacia arriba continuamente.

El aumento de la mucosidad y la dificultad para eliminarla hacen que se vaya acumulando. Ello favorece las infecciones y las lesiones en los bronquios, que pueden terminar con una bronquitis crónica que requiere medicamentos y oxigeno. Ni que decir tiene que hay que luchar contra este hábito tan nefasto.

Remedios caseros