8 consejos prácticos para el acné

8 consejos prácticos para el acné. El acné es una enfermedad común de la piel que causa espinillas. Los granos se forman cuando los folículos pilosos bajo la piel se obstruyen.

Otras partes del cuerpo, como la boca, también pueden desarrollar granos inflamados. Cuando un grano se infecta, puede provocar que las bacterias u hongos se adhieran a las células de la piel y hagan que el grano se hinche.

Mientras que los granos pueden aparecer en cualquier parte de la cara y el cuerpo, el acné suele aparecer en la frente y las mejillas. También pueden aparecer granos en los pliegues de la piel.

consejos prácticos para el acné

Hay que evitar grasas hidrogenadas y aumentar frutas, verduras, hortalizas, cereales y frutos secos de buena calidad

8 Consejos prácticos para el acné

1# No te exprimas los granos.

Es cierto que al mirarte al espejo es una tentación el reventar los granos, pensando que así eli­minamos el problema, pero la realidad es bien diferente; en la mayoría de los casos lo que hacemos es dirigir el sebo y las bacterias a las capas de la dermis, provocando una mayor celulitis.

2# Hay que evitar las grasas hidrogena­das.

Presentes en la bollería, reducir en general el chocolate, los picantes y las grasas, especialmente cuando las consumimos en forma de fritos.

La calidad del aceite que consumamos es de vital importancia  La alimentación del adolescente se caracteriza en general por ser pobre en alimentos beneficiosos para el acné, co­mo frutas, verduras, hortalizas, cereales y frutos secos de buena calidad.

3# No por tomar más el sol tendrás me­nos acné.

Es cierto que los baños de mar pueden mejorar un poco la situación, pero si tu tendencia genética es fuerte, poco conseguirás.

El ponerte muy bronceado/a parece ocultar un poco los granos, pero estos siguen su evolución independientemente del bronceado.

4# El acné no es un problema de sucie­dad.

No tiene nada que ver con ello, pero como aparece cuando los adolescentes además tienen otros problemas, como el intenso olor de pies, se tiende a creer que, con más higiene de la piel mejorarán.

De hecho, el uso excesivo de jabones puede estimular la producción de sebo y del acné, ya que los detergentes arrasan con toda la grasa de la piel y estimulan su nueva lubricación.

Para el lavado de la piel utili­zaremos un jabón neutro, por ejemplo de avena o de caléndula, pero de los que saca poquita espuma, lo cual quiere decir que tiene poco detergente.

En la cara, el lavado con un jabón neutro no se hará más de dos veces a la semana, y eso sí, nos lavaremos la cara con agua fresca una o varias veces al día. Hay que evitar la suciedad de la piel, pero también la excesiva higiene.

5# Mantén tu cabello limpio.

Especialmente si tienes cabellos grasos. Además, procura llevar algún peinado que no haga que tus cabellos caigan sobre la cara.

6# No te toques mucho la cara con las manos.

Incluso cuando te laves la cara, evita los masajes o fricciones enérgicas del rostro. Evita asimismo vestidos o complementos que te aprieten la piel o el cuello, como collares, cinturones prie­tos  medias. Además, cualquier ropa o cobertura que estimule la sudora­ción, en principio, empeora el cuadro del acné.

7# Evita el uso excesivo de cosméticos en general.

Los coloretes son algunos de los peores pero de los más utilizados para ocultar los molestos granos. Muchos cos­méticos contienen productos químicos que pueden ser especialmente irritantes de la piel en ciertas personas. La adición de un aceite mineral a un cosmético obede­ce a que por norma general es más barato que otros aceites o grasas vegetales.

8# Mu­chas chicas utilizan polvos para maquillarse con la finalidad de tapar los poros y que se vean menos las irregularidades de la piel, que a la larga acaban agravando mucho más el problema.

Ciertos cosméticos con­tienen aceite mineral, que está compuesto de moléculas grandes que pueden blo­quear los poros y ayudan a la formación de los barros o comedones.

Los preparados bronceantes, así como los preparados que contienen pigmentos rojos, lanolina, iso­propil myristitato, butil estearato, ácidos caprilicos y octil pueden ser responsables de empeoramientos. Lee la enrevesada composición del cosmético antes de comprarlo.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar tu visita. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Puedes aceptar o rechazar su uso siempre que lo desees. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar