Vómitos y náuseas en los niños: Cúralo de forma natural!

¿Qué es el vómito?

Los vómitos y náuseas en los niños es la expulsión forzada del contenido del estómago por la boca; a menudo puede asociarse con dolor abdominal y náuseas.

En los niños debe distinguirse de la regurgitación, que es bastante frecuente, sobre todo en los primeros 6 meses de vida, pero transitoria, y debido a la relativa «inmadurez» e incontinencia fisiológica del cardias, una válvula situada entre el esófago y el estómago que permite el ascenso del contenido de los alimentos a la boca, pero sin contracción de los músculos abdominales y sin náuseas, como en el caso de los vómitos.

Principales causas de los vómitos y náuseas en los niños

En la mayoría de los casos, el vómito es el síntoma de una infección gastrointestinal (gastroenteritis), causada por bacterias o, con mayor frecuencia, por virus, que también puede ir acompañada de diarrea y que suele durar unos pocos días.

Vómitos y náuseas en niños

El vómito en niños también puede ser síntoma de otras patologías (infecciones, alergias o intolerancias alimentarias, patologías intestinales, intoxicaciones alimentarias, reacciones a medicamentos, estenosis congénita del píloro en el recién nacido, enfermedades neurológicas, cetosis o acetona, enfermedad de reflujo gastroesofágico).

Por consiguiente, es importante que los padres observen al niño y sepan informar al pediatra de las características de los vómitos (número de episodios, inicio, color, duración y síntomas asociados) para que éste pueda evaluar si existen condiciones o caracteres de urgencia o la sospecha de una patología específica que requieran un examen o una hospitalización.

¿Cómo aliviar las náuseas y vómitos en niños?

¿Qué tratamiento se debe tomar cuando los niños tienen vómitos? ¿Comió el niño algo que le hizo enfermar? ¿Tiene un virus estomacal?

Cualquiera que sea la causa del vómito, normalmente se resuelve espontáneamente en 24-48 horas. El único tratamiento posible para los vómitos es la rehidratación.

Los niños pierden mucho líquido cuando vomitan (más aún si las náuseas van acompañadas de diarrea) y es esencial hidratarlos constantemente.

  • Dé pequeñas cucharaditas de agua o líquidos azucarados como el té o la manzanilla, poco a poco durante seis horas después del último episodio de vómitos.
  • Si está amamantando, puede darle leche a su bebé, pero evite dar a los niños mayores leche de vaca.
  • No exagere con los líquidos: dígale al niño que no tome grandes sorbos, porque podrían estimular el vómito de nuevo.

Por otro lado, el propio organismo lo requiere: sabemos que cuando los niños vomitan no quieren comer nada pero insisten en beber.

¿Qué provoca las náuseas en niños?

Por lo general, los vómitos en los niños son un síntoma de un trastorno subyacente que puede ser:

  • Gastritis/Gastroenteritis: es la causa más común de vómitos en los niños, a menudo debido a una infección por rotavirus y asociada con diarrea, fiebre, hinchazón y dolor abdominal.
  • Enfermedad inflamatoria crónica del intestino
  • Alergias e intolerancias alimentarias (especialmente a las proteínas de la leche)
  • Alimentación excesiva
  • Reflujo gastroesofágico
  • Sepsis
  • Infecciones del tracto urinario
  • Infecciones del oído medio
  • Apendicitis
  • Pancreatitis
  • Neumonía
  • Malformaciones congénitas: estenosis pilórica hipertrófica, atresia o estenosis esofágica, quistes coledocales e invaginaizona intestinal.
  • Todas estas alteraciones congénitas en el período neonatal o en los primeros meses de vida pueden presentarse con vómitos recurrentes no asociados a las comidas
  • Enfermedades metabólicas/endocrinológicas
  • Afecciones neurológicas que causan un aumento de la presión dentro del cráneo: meningitis, encefalitis, masas intracraneales, malformaciones cerebrales, hemorragia intracraneal, hidrocefalia
  • Ictericia
  • Traumatismo craneal/conmoción cerebral
  • Mareo por movimiento
  • Causas psicológicas (estrés emocional, miedo, demanda de atención): este acontecimiento es bastante frecuente durante la infancia y aparece por ejemplo por la mañana antes de ir a la escuela y luego desaparece durante los períodos de vacaciones
  • Migraña
  • Intoxicación por drogas, alcohol u otras sustancias: el vómito, de hecho, no siempre es negativo sino, por el contrario, positivo cuando permite eliminar las sustancias tóxicas ingeridas.

¿Qué causa vomitó y dolor de estómago en niños?

Gastroenteritis

La gastroenteritis es una infección que afecta al estómago y a los intestinos. Es una causa común de vómitos en los niños y suele durar un par de días.

Alergias a los alimentos

Las alergias alimentarias pueden causar vómitos y náuseas en los niños, así como otras molestias (síntomas) como picor, sarpullido (urticaria), hinchazón de la cara, el área alrededor de los ojos, los labios, la lengua y el paladar.

Si sospecha que ciertos alimentos pueden ser responsables de la aparición de vómitos, debe consultar al pediatra de su familia para que realice las investigaciones necesarias a fin de determinar (diagnosticar) una posible alergia alimentaria.

¿Cómo detener los vómitos en los niños?

El vómito en los niños se debe a menudo a infecciones virales y puede ir acompañado de diarrea, otras veces se debe a ciertos alimentos. También puede ocurrir durante los episodios febriles normales y generalmente se detiene dentro de las 24 horas.

¿Qué hacer si su hijo vomita? Normalmente, basta con cambiar la dieta para que las cosas vuelvan a la normalidad: no dar alimentos sólidos, sino dar un poco a la vez (una cucharadita cada 5 minutos) líquidos ligeramente azucarados (agua, té de manzanilla, té) durante 6-8 horas a partir del último episodio de vómitos.

Sin embargo, tenga cuidado de no dar estos líquidos en grandes sorbos, porque pueden estimular aún más el vómito. Evite la leche en esta primera fase (ofrezca el pecho si está amamantando).

Cuando los vómitos hayan cesado, puede darle al bebé alimentos ligeros (galletas, pan y miel, arroz, pollo hervido, patatas hervidas; para los niños más pequeños, zumo de manzana o un puré de plátano o crema de arroz cocido; para el bebé, reanude la alimentación regular).

¿Qué remedio casero es bueno para el vómito?

En caso de vómitos y nauseas en los niños, generalmente no se recomienda el uso de medicamentos de efecto sintomático, que pueden causar efectos secundarios graves y a menudo son ineficaces.

Por consiguiente, es aconsejable recurrir a remedios caseros para los vómitos y náuseas en los niños que puedan reducir el síntoma y prevenir la deshidratación. Para reducir la sensación de náuseas y vómitos en niños mayores de dos años, el jengibre puede ayudar.

El jengibre es un antiemético natural muy conocido, que también se utiliza en la formulación de productos contra los vómitos debidos al mareo (mareos en el coche, mareos, etc.).

Puede utilizarse de esta manera: añadir una cucharadita de jengibre fresco a una taza de agua y hervirla durante 4 ó 5 minutos; endulzarla con miel.

En caso de vómito es muy importante mantener una hidratación adecuada, dando agua u otros líquidos, en pequeñas dosis y preferiblemente acompañados de pequeñas cantidades de comida; de hecho, normalmente, el agua en ayunas promueve el estímulo del vómito.

En los adultos, el ayuno suele ayudar a detener los vómitos. En los niños, sin embargo, es aconsejable continuar la dieta normal, tal vez tomando algunas precauciones.

A veces, de hecho, el síntoma del vómito es tan importante que se produce cada vez que se da comida; en este caso, se debe invitar al niño a comer más a menudo, ofreciéndole pequeñas cantidades de comida; cuando el niño vomita repetidamente con cada pequeña introducción de comida, puede ser necesario recurrir a la hospitalización.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar tu visita. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Puedes aceptar o rechazar su uso siempre que lo desees. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar