Tos seca, síntomas, causas y 5 remedios caseros

Tos seca: síntomas, causas y remedios, causada por la irritación de las vías respiratorias, la tos seca en sí no es una enfermedad pero puede ser muy molesta. Así es como se trata.

La tos seca es un síntoma muy común que suele presentarse durante los cambios de estación o acompañada de gripe y resfriados. Es particularmente molesto porque se desencadena por la inflamación de las membranas mucosas de la garganta, irritadas por patógenos externos. Por esta razón es importante no minimizar el problema sino recurrir a remedios que calmen y suavicen el malestar.

Tos seca, síntomas, causas y remedios ¿Qué es una tos seca y cómo se ve?

La tos seca es un mecanismo de defensa fisiológico implementado por nuestro cuerpo, que tiene como objetivo mantener el tracto respiratorio superior libre de virus, bacterias o irritantes, para evitar que lleguen a los pulmones.

Este tipo de tos es particularmente irritante e irritante. A diferencia de la tos gorda, la tos seca es improductiva (no se caracteriza por las vacas catarrales), y es bastante molesta por el acoso con el que se manifiesta.

Dependiendo de las causas desencadenantes, la tos seca puede ir acompañada de otros síntomas como:

  • Dolor de garganta y de pecho, a veces con ronquera;
  • Picor de la nariz y/o la garganta (en presencia de alergias);
  • Ardor en la tráquea, enrojecimiento, dificultad para tragar;
  • Sibilancias y opresión en el pecho (en caso de asma);
  • Fiebre (enfermedades infecciosas).

Tos seca

¿Por qué aparece la tos seca?

Puede haber varias razones para la tos seca; generalmente es causada por infecciones virales de la nariz y la garganta, o por enfermedades inflamatorias de los bronquios, pero no solamente. Entre las causas más comunes están

  • Asma y alergias: la exposición a los alérgenos puede producir síntomas como la tos seca persistente;
  • Traqueítis, laringitis y faringitis: son enfermedades que causan irritación e inflamación de la garganta;
  • Aire seco: la permanencia en ambientes secos puede irritar las membranas mucosas orales;
  • Sustancias irritantes: el humo, el polvo, los ambientes contaminados estimulan la tos irritante;
  • El reflujo gastroesofágico: a menudo es la causa del enrojecimiento de la garganta, la tos seca y la hinchazón ácida;
  • Estrés: algunos factores psicológicos pueden promover la aparición de la tos seca, también llamada «tos nerviosa».

Tos seca, síntomas, causas y Remedios contra la tos seca

Si la tos seca se manifiesta como una molestia no especialmente fuerte, es posible recurrir a ciertos remedios que pueden aliviar los síntomas de forma natural, como las inhalaciones y las bebidas sedantes.

inhalaciones (o humos): Respirar los vapores es la solución ideal para calmar la tos seca. Basta con liberar algunas sustancias naturales como el bicarbonato de sodio, la manzanilla, el eucalipto e inhalar cubriéndose con una toalla para que el vapor no se disperse;

  • Té de hierbas, infusiones y decocciones: tienen un efecto calmante sobre la tos; en particular el extracto de lima, malva, manzanilla, regaliz están indicados para cepillar y suavizar las mucosas irritadas, mejor aún si se diluyen con una cucharadita de miel con propiedades emolientes y suavizantes.
  • Cuando la tos es violenta, irritante y persistente, el médico puede sugerir el uso de medicamentos sedantes y antitusivos, que se comercializan en forma de jarabes o comprimidos.

Es aconsejable llamar a un médico cuando la tos seca es:

  • particularmente violento y persistente;
  • dura más de una semana, incluso después de la gripe;
  • En el fumador, cambia la tonalidad y las características;
  • Ocurre especialmente de noche.

Cómo prevenir la Tos seca: síntomas, causas y remedios

Los siguientes 5 consejos, especialmente cuando se utilizan durante el período de mayor incidencia de las enfermedades invernales, pueden ayudarnos a prevenir la tos:

Lávese las manos a menudo – Las manos entran en contacto todos los días con un gran número de superficies contaminadas con gérmenes y bacterias, con las que es posible entrar en contacto sin saberlo, por ejemplo, llevándose las manos a la cara. El lavado minucioso de las manos, varias veces al día y durante al menos 15 segundos cada una, ayuda a prevenir la contracción de virus e infecciones.

Una dieta sana – Comer alimentos sanos, como norma a seguir siempre, aunque no ayuda a prevenir el contagio, puede ayudar a mejorar las defensas del organismo: el consejo es seguir una dieta mediterránea, basada principalmente en verduras, frutas y legumbres.

Evitar los cambios de temperatura – Esto es especialmente cierto durante la temporada de gripe. Sería aconsejable llevar ropa que le permita estar protegido del frío cuando esté fuera, y poder aligerarse dentro de ambientes calentados, ya que los cambios violentos de temperatura, y no el frío en sí mismo, facilitan el contagio.

No fumar – Un consejo tan trivial como fundamental. Los fumadores, de hecho, están sujetos a una inflamación crónica de las vías respiratorias y, por esta razón, más expuestos a la agresión de otros patógenos. También debe evitarse el tabaquismo pasivo.

Mantenerse hidratado – Para mantener incluso las membranas mucosas del sistema respiratorio hidratadas y completamente funcionales para combatir los patógenos.

También te puede interesar

 

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies