Ulceras de Decubito o por presión

¿Qué son las úlceras de decúbito?

Las úlceras de decubito o por presión son heridas de difícil curación que pueden evolucionar hacia la necrosis de los tejidos y, en casos extremos, representan un peligro para la supervivencia del paciente. Sin embargo, en las etapas más leves, en las que las drogas no son esenciales, los remedios naturales a base de hierbas son muy eficaces para aliviar las heridas y aliviar la irritación, el enrojecimiento y las molestias: en cualquier caso, siempre se indica el asesoramiento médico.

Remedios caseros para Ulceras de Decubito o por presión

Los remedios naturales para el tratamiento de las ulceras de decubito no actúan de manera sistemática, sino que realizan su acción a nivel tópico: a este respecto, la herboristería ofrece remedios naturales como las oleolitas (concentrados oleosos obtenidos a partir de sustancias vegetales maceradas en aceite), pastas protectoras y polvos absorbentes que se aplican directamente en la parte dolorosa. Obviamente, una escrupulosa higiene del cuerpo, combinada con una correcta alimentación, son indispensables para la curación de las llagas y la cicatrización de las heridas.

Hierba de San Juan

Un remedio herbario formulado únicamente con aceite de hierba de San Juan es un producto excelente para heridas de tamaño bajo y mediano: el Hypericum perforatum, extraído en aceite vegetal (por ejemplo, aceite de girasol), tiene por objeto promover la cicatrización de las heridas y actúa como desinfectante local (propiedades antisépticas).

Las antraquinonas presentes en el fitocomplejo de la Hierba de San Juan, en particular la hipericina, actúan reduciendo la inflamación, mientras que la hiperforina se considera un antibiótico natural.

La oleolita de hierba de San Juan es un excelente producto de alta eficacia: aunque las contraindicaciones son pocas, hay que recordar que la hierba de San Juan podría causar fotosensibilización (debido a la presencia de hipericina), por lo que se recomienda cubrir la zona tratada con gasa porque, si se expone a la luz, podría pigmentarse.

Pasta protectora

Una pasta protectora es otro remedio herbal para limitar la supuración y promover la curación. La pasta protectora puede consistir en: almidón de maíz, óxido de zinc, fitosteroles de colza, gel de aloe vera, pantenol, aguacate insaponificable, manteca de karité.

  • Almidón de maíz y óxido de zinc: son dos sustancias absorbentes, adecuadas para contrarrestar el intertrigo (dermatitis de la piel causada por el roce continuo de dos zonas del cuerpo, perturbación muy evidente en las personas con sobrepeso y obesas). La piel aparece agrietada y las llagas luchan y se curan, generalmente debido a un aumento excesivo de peso: la piel pierde su elasticidad natural y el tejido, menos irritado, se abre y crea llagas dolorosas. El almidón de maíz y el óxido de zinc son adecuados para supurar las heridas; también actúan como astringentes, calmantes y anti picazón.
  • Fitosteroles derivados de la semilla de colza (Brassica napus): Los fitosteroles estimulan la división celular y mejoran la función de la membrana actuando como reepitelizadores. Aseguran un efecto antiinflamatorio, reducen la descamación y el enrojecimiento.
  • Aloe vera (gel de aloe vera): es una sustancia de carácter erúdermico, con propiedades reepitelizantes, anti inflamatorias y refrescantes, que proporciona al sujeto una sensación de alivio inmediato. Es rico en polisacáridos, vitaminas, ácidos orgánicos que promueven la curación y la actividad pseudoanalgésica.
  • Aguacate insaponificable (Persea americana): los flavonoides presentes promueven la actividad antioxidante. También proporciona hidratación y emoliencia.
  • La manteca de karité (Butyrospermum parkii) también podría ser reemplazada por la cera líquida de jojoba: ambas tienen propiedades eudérmicas, reepitelizantes, elásticas, nutritivas y emolientes.

Prevención

Teniendo en cuenta que el trastorno en cuestión es muy delicado, el uso de los productos herbarios descritos anteriormente debe ir siempre acompañado de ciertas reglas de prevención: girar al paciente para evitar el estancamiento de la sangre, utilizar calcetines y zapatos que favorezcan la transpiración de los pies porque un aumento de la sudoración puede provocar la proliferación bacteriana.

La fisioterapia y el fortalecimiento muscular también son muy eficaces para restablecer al paciente que sufre de úlceras de decúbito, asociando siempre una dieta equilibrada sin excesos.

Por favor, ayúdanos a que esta información llegue a la mayor cantidad posible de personas. Sólo tienes que hacer click en estos botones que verás aquí abajo y compartirlo en alguna de tus redes sociales. Muchísimas gracias por tu ayuda.

ÚLTIMOS REMEDIOS

Remedios caseros