Urticaria

Remedios caseros para la Urticaria

La urticaria es una reacción alérgica de la piel ante un agente irritable, el estrés o las emociones. Unas células especiales liberan histamina, sustancia que provoca la salida de liquido de los vasos sanguíneos en las capas más profundas de la piel.
El resultado es la aparición de ronchas que provocan un intenso picor. Estas lesiones suelen desaparecer en minutos, en horas o, a lo sumo, en un par de días.
Existen varios remedios caseros para  la urticaria y aliviar el picor y la hinchazón.


Remedios caseros para la Urticaria

Remedios caseros para la Urticaria

Remedios caseros para la Urticaria

Utilizar antihistamínicos.

Los antihistaminicos constituyen la mejor opción. Pueden emplearse los que se utilizan para el resfriado y la rinitis alérgica. Muchos antihistaminicos pueden causar somnolencia; por lo tanto, conviene no conducir vehículos ni realizar trabajos peligrosos durante el tratamiento con estos medicamentos.

Aplicar frió.

Las compresas frías o los baños son el mejor tratamiento tópico para la urticaria. Otra manera de aliviar los síntomas es frotar cubitos de hielo sobre las ronchas. El frió contrae los vasos sanguíneos y evita que se dilaten, se hinchen y liberen histamina, aunque el alivio es sólo temporal. Si la urticaria se debe al clima o al agua fría, este remedio es, por supuesto, contraproducente, y el agua caliente empeorará el picor.

Usar loción de calamina.

Este astringente, conocido por sus efectos en el salpullido por alergia a la hiedra, puede aliviar temporalmente el picor de la urticaria. Dado que los astringentes reducen las secreciones, pueden evitar la liberación de líquidos e histamina. Otros astringentes que también se emplean en la urticaria son el hamamelis (especialmente frío) y el óxido de cinc.

Aplicar alcalinos.

Los alcalinos, en general, ayudan a calmar el picor. Puede ser eficaz la aplicación de leche de magnesia sobre las ronchas. Es menos densa que la calamina y, según algunos investigadores, más eficaz.

Emplear hidrocortisona.

Si sólo hay ronchas, la aplicación de una crema de hidrocortisona puede aliviar temporalmente el picor.

Aliviar el picor y las ronchas de la urticaria.

Utilizar plantas.

Las hojas y las cortezas del aliso, utilizadas en infusión muy fuerte, ayudan a calmar el picor.
Se aplican sobre la zona afectada o se ingieren un par de tabletas. Debe realizarse el tratamiento hasta que se experimente un alivio de los síntomas. El aliso rojo contiene tanino, un producto astringente. Las hojas de la planta mora también son efectivas. Se lavan y se hierven en agua, se colocan en un paño y se aplican como una cataplasma sobre las ronchas. Para calmar el nerviosismo, pueden emplearse infusiones de hierbabuena, manzanilla, valeriana o tila.

Recurrir a la digitopuntura.

El tratamiento consiste en un masaje profundo en los músculos trapecios, que se encuentran a ambos lados del cuello, entre el cuello y el hombro. El punto concreto está situado en el centro del músculo, a 2,5 cm de la clavícula. Si la presión sobre el punto no produce dolor, significa que no se a encontrado el lugar exacto.
Para obtener resultados óptimos, el masaje intenso debe durar alrededor de 30 segundos, hasta que se sienta una ligera sudoración en la zona. El procedimiento se repite varias veces al día.

Los consejos del médico

Los casos graves.

Aunque la urticaria suele constituir una dolencia leve, en algunos casos pone en peligro la vida, cuando da lugar a problemas respiratorios. Si los síntomas afectan a la boca o a la garganta, se debe acudir de inmediato a un servicio de urgencias. Cuando una persona padece episodios graves de urticaria, los médicos prescriben medicamentos, que deben tenerse siempre a mano para casos de emergencia. También se debe consultar al médico si la urticaria se prolonga más de 6 semanas u ocasiona un intenso malestar.

Remedios naturales

La medicina natural ofrece también buenos tratamientos alternativos:

Infusiones. Si se sospecha que la urticaria está causada o se ve favorecida por problemas emocionales y no se deseen tomar medicamentos como los antihistamínicos, se puede recurrir a una infusión de hierbas que actúe como tranquilizante. Se recomienda la infusión de granadilla o de menta. Otras plantas sedantes son la manzanilla y la valeriana.

Cataplasmas y pastas. Los herboristas a menudo recomiendan cataplasmas con distintos productos, por ejemplo, hojas trituradas de álsine (pica gallina o pamplina) para aliviar el escozor de la piel. Algunas personas elaboran una pasta con agua y crema tártara, y la aplican sobre las ronchas hasta que se seca.

 

 

Comenta esta nota!

Remedios caseros